59 Serie Nacional de Béisbol: La fiesta regresa al Victoria de Girón…

59 Serie Nacional de Béisbol: La fiesta regresa al Victoria de Girón…

A minutos de reanudarse la mayor fiesta deportiva que por estos días mantiene en vilo a Cuba, muchos son los vaticinios sobre el desenlace final de la 59 Serie Nacional de béisbol.

Lo que si pocos creen, ni los propios parciales de los fogosos Toros, es una barrida de los Cocodrilos en el Victoria de Girón.

Justo al terminar el segundo partido en tierras agramontinas con dominio absoluto del pitcheo de Yosimar Cousín sobre los bateadores de los Cocodrilos, varios seguidores de los Toros se acercaban a los yumurinos para indagar sobre el estado de los principales bateadores matanceros, en una sequía ofensiva evidente.

Y no es que los oriundos de la tierra de El Mayor deseen que su pitcheo sea vapuleado por sus contrincantes, pero es que todos esperaban más de la soberbia tanda de los yumurinos, hasta sus propios rivales.

No por gusto, antes de comenzar esta gran final, varios titulares de la prensa camagüeyana anunciaban a los dirigidos por el manager Armando Ferrer como un “Equipo Cuba”, incluyendo a los refuerzos de lujo.

Es cierto que se trata de una tanda compacta la de los rojiamarillos, pero hasta el cuarto ining del segundo partido habían dejado a 20 hombres en base; y un jugador clave en el conjunto como Erisbel Arruebarruena sufre tal depresión en su bate que le han llevado a sufrir 9 ponches al hilo.

Muchos seguidores le exigen a Ferrer un cambio en la alineación, porque al parecer, bajar a Arruebarruena al 8vo bate no brindó el resultado esperado.

Lo cierto es que si Matanzas se enfrenta a Camagüey con la escasa ofensiva del segundo juego (tres hit en nueve ining), el desenlace no resultan nada halagüeños.

A ello se suman las imprecisiones en el terreno que también costaron carreras en Cándido González. Algunos ya hablan del fantasma que siempre ronda a Matanzas en las finales de pelota, y que muchos se lo achacaban a la supuesta presión que ejercía Víctor Mesa sobre los jugadores…

El béisbol es una pasión que jalonea el alma a las personas. Pudiera decirse que salir del sótano en que nos vimos en la serie pasada, para emerger y disputar la final, ya tiene sabor a gran victoria…pero en Matanzas se ha pegado en los últimos tiempos una frase que viaja de labio en labio hasta convertirse en empuje para grandes empeños: ¡Vamos por más! (Por Arnaldo Mirabal/TV Yumurí)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *