Aleida Díaz le da a su patio toda la semilla que llega a sus manos

Aleida Díaz le da a su patio toda la semilla que llega a sus manos
Este es mi pedacito -afirma la cubana de 65 años de edad en referencia a unos 30 metros cuadrados en los que crecen hermosas plantas.

Toda la semilla que llega a mis manos yo la planto en el patio porque la tierra todo lo acepta, asegura Aleida Díaz Lantigua, residente en la periferia de la ciudad de Matanzas, que procura junto a su esposo Orlando Hernández el cultivo de alimentos para autoconsumo familiar.

Este es mi pedacito -afirma la cubana de 65 años de edad en referencia a unos 30 metros cuadrados en los que crecen hermosas plantas de habichuela, tomate, cebollino y ajo-, yo decido qué sembrar, guataqueo y recojo en esta área, Orlando se encarga de otras zonas aledañas a la casa.

Dentro de unos tres meses ya debe estar el maíz, y la yuca se desarrolla muy bien, asegura Hernández, quien añadió que intercalados en esos cultivos se encuentran plantas de pepino y calabaza; también tengo unas 15 matas de malanga amarilla para semilla, dijo.

2706-Campesinos_2.jpg

Por su parte, su compañero, mecánico jubilado, muestra con orgullo la salud de sus cultivos, y explica que aunque su esposa y él se responsabilizan de áreas diferentes, los frutos terminan sobre la misma mesa, y también en las cocinas de hijos y nietos.

La familia es grande, no vivimos todos juntos, pero sí se benefician todos con lo que cosechamos - asegura Díaz Lantigua-, cada vez que tengo oportunidad entro a mi pedacito a quitar malas hierbas o plantar una semilla más.

Anón, coco, naranja agria, cereza, plátano y ciruela se encuentran además en torno a la vivienda de Aleida y Orlando en la comunidad rural de Paso del Medio, donde poseen gallinas y cuentan con una chiva que alimentan con plantas proteicas en función de un mayor rendimiento en el ordeño.

A producir alimentos en patios y parcelas convidan las autoridades cubanas cuando la pandemia de la COVID-19 impacta en la economía global y nacional; aprovechar la tierra y hacerla producir es sabia decisión en beneficio de la familia. (Agencia Cubana de Noticias)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *