Con la Covid-19: no bajar la guardia

Cuidarnos permanentemente es la única forma de evitar el contagio.

A pesar de los esfuerzos de los cubanos y las autoridades sanitarias por mantener controlada la Covid-19, y llegar hace pocos días a 0 casos confirmados, nuevos eventos locales dificultan la vida diaria de los territorios que se encuenntran en la tercera fase.

Algunos ignoran el lavado de las manos de manera frecuente, en centros de trabajo con atención al público sus trabajadores se encuentran sin nasobuco, no se respeta el distanciamiento social, y en el transporte urbano existen manifestaciones de irrespeto a la cantidad de personas que deben permanecer dentro de los mismos.

Con la disminución de casos ha bajado también la percepción de riesgo de la enfermedad, incluso en momentos en que China reporta cientos de casos diarios y Viet Nam reconoce la propagación de una nueva versión del virus, incluso más contagiosa.

Y es que nos encontramos en presencia de personas con baja percepción de riesgo, y ante ellos, ¿cómo actuar?, ¿qué hacer?  Lo más importante es la comunicación, recordar el inicio de la enfermedad y el número de fallecidos a nivel mundial y los 87 casos cubanos; continuar con el uso de geles antibacteriales e hidroalcohólicos porque ninguna medida será suficiente y no protegerse no es opción ante el peligro que significa la pandemia. Reconocer que un instante de descuido puede ser mortal o preocupante en el mejor de los casos.

Las principales compañías farmacéuticas y los científicos de mayor renombre en el mundo (dentro de los que se incluyen los cubanos) trabajan de forma activa en medicamentos que frenen la propagación o en una vacuna que hasta el momento tiene fecha para el año 2021. Cuidarnos permanentemente es la única forma de evitar el contagio, y no bajar la guardia la tarea de orden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *