Cuba, ¿libre del nuevo coronavirus?

La Covid-19, ¿nos está volviendo locos?

Hace poco un amigo me decía que pronto Cuba estaría libre del nuevo coronavirus. Basaba su predicción en los números de los últimos días con tendencia casi constante a la disminución y presagiaba, con el deseo sincero de que así fuera, sobre ir preparando el titular que lo anunciara. 

Sin embargo parece que esa noticia demorará en aparecer en algún medio de comunicación. Así lo reflejan predicciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y especialistas de diferentes países, incluida Cuba. 

Los expertos no tienen claro cuándo se podrá frenar la expansión del Sars Cov-2 y advierten que puede que no desaparezca nunca. Según Michael Ryan, director de Emergencias Sanitarias de la OMS este “podría convertirse en otro virus endémico en nuestras comunidades”.

Endémico se refiere a la constante presencia o habitual prevalencia de una enfermedad o un agente infeccioso en una población de un área geográfica. Sin embargo, la existencia de un virus endémico no se debe confundir con la de una epidemia o una pandemia. La epidemia  es un aumento de casos seguido de un punto máximo y, luego, una disminución; mientras que la pandemia es una epidemia de magnitud mundial.

Ante una pregunta similar a la que sirve por título a este trabajo, el Doctor Francisco Durán, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública de Cuba, dijo que “asegurar que llegaremos a cero pacientes de la COVID-19 en nuestro país en un momento determinado es muy difícil y extremadamente arriesgado, y no creemos que lleguemos a hacerlo”.

No obstante aclaró que sí existe la certeza de que la enfermedad podrá ser controlada. Incluso se atrevió a prever un escenario próximo en el que, “de manera responsable, se irán levantando determinadas restricciones, porque la vida sigue, y en ese momento se mantendría la vigilancia y el tratamiento de las personas diagnosticadas”.

Nuestra condición insular es un punto a favor para reducir la prevalencia de la Covid-19. Sin embargo, acotó  Durán, “cuando se abra la frontera y entren extranjeros, las medidas de control sanitario internacional deben ser rigurosas, porque si bien en el país se logra controlar la enfermedad, habría que ver cómo se manifiesta en el mundo.

En busca de más certezas, Girón le hizo la misma pregunta a Amancio Martínez, subdirector provincial de Higiene y Epidemiología en Matanzas. El especialista local insiste en que cero caso detectados no significa cero casos reales, pues pueden existir pacientes asintomáticos.

“Aunque en Matanzas aún hay dos municipios sin casos positivos, estos deben estudiar al menos al 38 por ciento de su población para poder  afirmar que están libres del virus”, comenta el epidemiólogo.

Para él es importante ingresar y estudiar a todos los contactos de casos positivos, y considera que se puede hablar de disminuir casos, pero no de eliminar la enfermedad. “Hasta que no salga una vacuna no se va a eliminar”, sentencia y explica que prevalecerá como el dengue u otras.  

Para Matanzas, provincia con la más alta tasa de incidencia del nuevo coronavirus en la última semana en Cuba, el cero casos parece estar hoy más lejos. Sin embargo, el seguimiento dado a cada uno de los trabajadores y pacientes del Hospital Comandante Faustino Pérez, así como a todos sus contactos, podría poner pronto a Matanzas a la par de la media nacional. 

Cuba libre de coronavirus significaría cero casos durante un tiempo prudencial que permita a los especialistas avalarlo.  Y no solo cero casos detectados, sino cero casos ingresados, que padezcan la enfermedad o que estén en cuarentena.

Si sacamos los eventos locales, que han sido controlados todos con bastante efectividad por nuestras autoridades, en general en Cuba la curva tiende a cero. Y hay provincias como Cienfuegos, Santiago de Cuba, Granma y Guantánamo donde no hay ningún positivo en los últimos 15 días.

Pero los estudios de prevalencia que se están haciendo en todo el país a 4000 personas asintomáticas van dando la razón a los especialistas de la OMS, de nuestro Ministerio de Salud y de la provincia. Puede haber entre la población personas que tienen o han padecido el virus y nunca fueron detectados ni lo serían porque no tienen síntomas ni hay cómo definir la fuente de contagio. 

O sea,  que los esfuerzos que se han hecho en Cuba podrían conducirnos a un escenario de control de la enfermedad, pero no a su desaparición.

Y lo de menos es que los periodistas no podamos publicar la noticia de que Cuba sea territorio libre del nuevo coronavirus. Lo importante es que la población adquiera conciencia de que hay que apretar el zapato para vencer a la epidemia, pero luego tendremos que aprender a convivir con el virus y aunque dejemos atrás el aislamiento físico y social o prendas tan incómodas como el nasobuco, tendremos que mantener el celo con la higiene y, tal vez, ser menos cariñosos.

Quizás Cuba, como quisiéramos muchos, no pueda declararse territorio libre del nuevo coronavirus, pero lo que sí podrá decirse pronto “pronto”, si, y solo si todos hacemos lo que nos toca, es que Cuba está libre de la epidemia de Sars Cov-2, porque pobres y bloqueados como estamos le dimos batalla como pocos en el mundo.

5 comentarios sobre “Cuba, ¿libre del nuevo coronavirus?

  • Avatar
    el 21 mayo, 2020 a las 10:44 am
    Permalink

    Coincido plenamente con el artículo, pues el país deberá encontrar los modos de conducción de la vida económica y social para adaptarnos a este escenario de «endemia». La situación post pandemia nos traerá nuevos retos no menos complicados y mucho más extensos en el tiempo para conducirnos en los avatares de la situación económica mundial y con la agresión sostenida y el bloqueo del vecino del Norte.

    Respuesta
    • Avatar
      el 21 mayo, 2020 a las 1:37 pm
      Permalink

      Los superaremos. Fidel no señaló el camino para hacerlo. Oye… y gracias por leerme. Sale hoy en el periódico de papel

      Respuesta
  • Avatar
    el 21 mayo, 2020 a las 4:42 pm
    Permalink

    Yirmara: Un poco tarde, he encontrado su artículo «Tickets para el Coronavirus» del 3 de mayo.
    Ud. ha descrito las cosas como las vemos todos. Lo más importante es que da la solución que muchos han simulado no comprender, no sé si por ineptos, por no pasar trabajo o por conveniencias personales.
    Siga insistiendo en su propuesta de control. Habrá alguien que, con poder de decisión, realmente Piense como País.
    Gracias!

    Respuesta
  • Avatar
    el 21 mayo, 2020 a las 5:14 pm
    Permalink

    Quizás, la muy acertada respuesta dada de no poderse ‘normar por la tarjeta’ los productos que se venden en CUC, haya eclipsado pensar en propuesta como la suya.
    Obvio que asignar a la tarjeta implicaría un compromiso con el pueblo que es imposible de cumplir! No hay posibilidades ni lógica para ello!
    Se trata de que se controle la cantidad de veces que una misma familia compre un determinado producto en detrimento de otras.
    Ello ayudaría a combatir las colas en estos tiempos de pandemia, pero va más allá! Es justicia social, disminuir acaparamiento, reventa, malestar en nuestra sociedad, ahora y después de la pandemia.
    Su propuesta es para ‘controlar’, no para ‘normar’!
    En Centro Habana supe se aplica algo parecido.
    Ninguna medida es infalible, no se trata de buscar la perfección. Pero la peor medida es: no aplicar medidas y esperar a que se normalice nuestro mercado.
    Espero Ud. tenga éxitos en su empeño. La apoyamos!

    Respuesta
  • Avatar
    el 21 mayo, 2020 a las 5:28 pm
    Permalink

    No me caben dudas que esta generación sabrá enfrentar y dar la mejor solución a esta situación de las colas, el acaparamiento, etc. Las generaciones anteriores demostraron con creces que ‘sí se puede’ y en situaciones más serias y delicadas de ésta.
    Tenemos ese histórico ejemplo!
    Gracias.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *