Daliamys Iglesias: “Cuando veo la sonrisa de esos niños me olvido del miedo”

A la doctora Daliamys Iglesias le gana el orgullo de saberse útil cuando ve la sonrisa de sus pequeñas pacientes. (Fotos: cortesía de la fuente)

Entre el nosobuco, las gafas, la sobrebata y el gorro, apenas logro distinguirla mientras me envía fotos en medio del ajetreo diario. Pero es ella, Daliamys, mi amiga hace casi 15 años haciendo lo que más le gusta a pesar del peligro y del miedo que por momentos se le acercan.

Hace poco más de un mes, antes del coronavirus, planeamos la tan añorada salida, el café de excusa para conversar un rato, como en los viejos tiempos. En cuestión de unos días, nuestro plan quedó pospuesto. Se suspendieron servicios, llegaron nuevas medidas y la gente, aunque no lo tenía muy claro empezó a tomar precauciones.


(Fotos: cortesía de la fuente)

Cuando recibió su pase de año en la especialidad de Pediatría no imaginaba que solo un mes después, el coronavirus la devolvería al Hospital Pediátrico, ahora con más responsabilidades, para atender a los pequeños sospechosos y portadores del virus. No fue una sorpresa, sabía que ese era su trabajo, aunque la verdad, me confiesa, ha sido una de las situaciones límite a sus 26 años.

Este 11 de abril se torna difícil, lejos de la familia, de su Abelito -su esposo, también prestando servicio como médico en otro centro de aislamiento- en un día donde deberían celebrar su aniversario. Sin embargo, el orgullo de saberse útil le gana cuando recibe la sonrisa de Thalía o de Karla, las niñas confirmadas al COVID-19, a quienes ha atendido en estas casi dos semanas.

Mide 1.50 m, pero su fortaleza y valentía no tienen límites: la mejor jefa de colectivo de la secundaria, la especialista haciendo amigos, la siempre justa, la solidaria y positiva ante las situaciones más difíciles, la de la sonrisa y la amabilidad en todo momento, la misma que nunca olvida un cumpleaños, aunque tenga pruebas finales ese día.

Desde hace casi un mes, nuestras conversaciones por teléfono o a través de las redes sociales comienzan con un “cómo estas” y terminan con “Cuídate mucho”. En estos días en que la he convertido en mi entrevistada, la inquietud ha ido en aumento, especialmente cuando la conexión no nos ayuda y la conversación queda pospuesta o se interrumpe un par de minutos. Dalita, como también la conocen, se cuida, pero no deja de mostrarse ansiosa, la desesperación la ha llevado más de una vez, según me cuenta, al extremo, al punto de llorar en momentos de frustración.

Durante el día apenas usa el teléfono, evita sacarlo para que no se contamine, duerme pocas horas al igual que Mayara, la doctora que la acompaña y el resto de las enfermeras.

La doctora Daliamys junto a sus valiosos colegas.
(Fotos: cortesía de la fuente)

“El día empieza temprano con la desinfección de los locales y los instrumentos. Hacemos seguimiento tres veces al día, pero por lo general siempre estamos pendientes de lo que necesiten los bebés y las madres, que están con ellos también.

“Yo trabajo con los casos positivos hasta el momento y Mayara, la otra doctora, con los sospechosos.  Hace unos días se fue una de las niñas infectadas. La verdad es que es increíble el cariño que todos le tomamos en unos días.”


(Fotos: cortesía de la fuente)

El día que Karla se fue de alta las doctoras y enfermeras que la atendieron utilizaron las hojas de registro para escribirles mensajes de apoyo y de cariño, inflaron globos con guantes y le regalaron flores de papel que hicieron llorar de agradecimiento a su mamá, conmovida por tanto esmero en el cuidado”


(Fotos: cortesía de la fuente)

“Dentro de poco se debe ir Thalía, y claro que la vamos a despedir como se merece”, comenta Daliamys.

“Al principio claro que tuve miedo de contagiarme, lo tengo aún, pero por eso no me confío y guardo todo el cuidado que puedo. Mi familia me ha dado mucho ánimo y estuvieron de acuerdo con mi decisión, me aplauden todas las noches, incluyendo mis suegros y vecinos”.

En estos momentos de aislamiento, también piensa en lo poco que se valoran las pequeñas cosas ante la rutina diaria, detalles que hoy en condiciones de distanciamiento social, se extrañan.

“A veces en las noches cuando las niñas se duermen me pongo a pensar en cuánto nos quejamos del trabajo diario, de cuestiones que ahora no nos parecen complejas, y sin embargo, creo que mucha gente añora regresar a ese día a día. Yo misma quisiera estar ahora como antes, subiendo la loma del Pediátrico casi sin aire, riéndome con el viejito del café. Es un reto difícil, pero resistiré y venceré.

“No podemos quejarnos, los niños son muy buenos, disciplinados, lo que más me gusta es la alegría que nos contagia a todos aun cuando estamos nerviosas y la inocencia en sus rostros de no entender la magnitud del problema. Me da una sensación de satisfacción ayudarlos, que es indescriptible.

“En ocasiones no son tan tranquilos, hay que hacerles “murumacas” para que se duerman o para entretenerlos, porque aunque aquí tienen todas las condiciones, como es lógico, se aburren un poco”, me cuenta Daliamys.

Este lunes concluye su estancia en el hospital, aunque como se ha establecido, deberá permanecer otros 14 días aisladas para descartar la infección. Por suerte, compartirá el aislamiento con su esposo, después de tantos días distantes.


(Fotos: cortesía de la fuente)

“Lo único en lo que pienso ahora es en estar junto a mis padres, aunque la visita demora un poco, al menos hasta que esta pandemia termine. Después de esto a descansar, celebrar las fechas que quedaron pendientes y seguir estudiando. 

Casi al final, antes de despedirse y como buena amiga repetirme como tantas otras veces que tenga cuidado, me recuerda:

- Oye, y nuestro cafecito en Narváez no puede faltar.

2 comentarios sobre “Daliamys Iglesias: “Cuando veo la sonrisa de esos niños me olvido del miedo”

  • Avatar
    el 14 abril, 2020 a las 5:17 pm
    Permalink

    Que historia más hermosa, gracias por compartirla

    Respuesta
    • Lisandra Pérez Coto
      el 18 abril, 2020 a las 9:14 pm
      Permalink

      Si, realmente Daliamys es una persona especial. Ese es el.mayor mérito de la historia. Gracias por el comentario!!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *