El framboyán ofrece más que sombra

El framboyán ofrece más que sombra

Ahora renace de sus escombros. Hoy luce impoluto, imponente con su renovada imagen en la calle 36 entre Primera y Autopista de Varadero. Se trata de un complejo gastronómico y de antaño solo conserva el nombre: El framboyán. Me explican que hace dos años atrás ahí radicaba una cafetería, luego devino el proceso de remodelación y desde el 14 de diciembre es una construcción sólida que destaca por su arquitectura moderna y sus jardines bien florecidos. Buen impacto visual, esperemos que sus platos nos hagan volver siempre…

BIENVENIDOS

Elizzabeth Padrón López, económica de la instalación explicita: “contamos con cuatro locales que prestan servicios al pueblo. La cafetería abre de 8 de la mañana a 9 de la noche y expende panes con jamón, tortilla, huevo en sus variedades, hamburguesa, bistec, refrescos, entre otras bebidas. Ofertamos meriendas y comidas además, para aquel cliente que no tiene tiempo y desea un servicio rápido, son las llamadas cajitas que pueden ser de arroz frito, con sub productos, o con carnes en cualquier modalidad.

El framboyán ofrece más que sombra

“Por su parte el bar, de 10 de la mañana a 10 de la noche, ofrece tragos y cocteles. Hasta el momento no tenemos ningún problema con el surtido y ha tenido muy buena aceptación. Creo que la decoración, la iluminación y el concepto de bar en general fue muy bien manejado por la brigada de decoración Decorarte.

El framboyán ofrece más que sombra

“El restaurante con capacidad para 24 comensales abre sus puertas de 12:30 del mediodía a 10 de la noche y se pueden hacer las reservaciones al teléfono 45662958. Básicamente trabajamos con carne de pollo, cerdo y res, y ofrecemos comida típica cubana. Los precios resultan bastante adecuados, por ejemplo los tables tienen un precio de 50 pesos aproximadamente.

“Nuestra propuesta trata de presentar un espacio perfectamente ambientado, dirigido por un personal capacitado que su mayor reto es complacer al cliente. No poseemos desabastecimiento de ningún producto, aunque la campana extractora de la cocina aún no ha llegado a nuestra instalación, por ello habilitamos otro espacio con este fin que no es el más adecuado”.

El almacenero, Jorge Enrique López nos explica que cuentan con un local para el comedor del sistema de atención a la familia. “Actualmente contamos con 20 asistidos y a pesar de que no nos han entregado el balance de sus cuotas alimenticias, estamos trabajando con parte de lo que se nos asigna por nuestra empresa y luego lo repondremos por concepto de SAF. Lo tenemos claro, lo importante es ofrecerles un espacio cómodo y una comida sabrosa, de ahí que su comedor cuente con cubertería, vasos, platos y todo aquello que lo hace lucir como un espacio agradable.

“A nivel provincial nos mandan un menú que siempre incluye plato fuerte, vianda, postre y demás; por nuestra parte hacemos maravillas para que los alimentos sean de su agrado. Por suerte, nos apoyan los cocineros del restaurante, ellos imponen su sapiencia y algo más para realzar el sabor y la presentación de la comida. De lunes a domingo les ofrecemos desayuno, almuerzo y comida.”

DEL FRAMBOYÁN

“Varadero necesita de este tipo de complejos. Es asequible y sus propuestas muy necesarias. Pudiera competir con cualquier lugar de la gastronomía estatal y ganarle con creces. Una de sus fortalezas es el equipo de trabajo, esperemos que siempre mejoren”, aduce Leyda Meneses Díaz.

El framboyán ofrece más que sombra

Mientras Alberto González Ramírez admite que mitiga su apetito en la cafetería a menudo. “Es cuestión de precios, son baratos. Puedo decir que todo luce precioso, pero poco funcional el espacio de enfrente donde no hay asientos ni tampoco una sombra donde guarecerse. En proyectos como este debe cuidarse hasta el mínimo detalle”.

“Lo que un día fue algo bien feo, hoy es una maravilla. Solo tengo halagos y quien venga a visitarlo coincidirá conmigo. Muchas cosas pueden mejorar, pero creo que van por buen camino porque ya la infraestructura la tienen”, admite Rosana Pérez Arteaga.

Sin embargo el mayor reto está ante su vista: recuperar aquellos clientes que antes concurrían aquí. Por demás, la terminal de ómnibus ubicada muy cerca es una fuerte competencia. Pero eso no los amilana, la económica ratifica su confianza en su equipo de trabajo y su tesón para que la empresa los apoye en los abastecimientos. Solo el trabajo diario hará que El framboyán dé más que sombra…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *