El rostro gris de una comunidad

En el área que antes correspondía al basculador se aprecian la ausencia de chapeo y de luminarias.

La carretera que conduce a la comunidad Cuba Libre, en el municipio de Pedro Betancourt, está poblada de árboles que parecen abrazarse a ambos lados de la senda para cobijar a los transeúntes.

En el parque infantil se aprecia la rotura de la canal y los bancos.

A pie puede recorrerse el camino, donde el tiempo se hace más palpable en el deterioro de la carretera y en el silencio de las dos torres que permanecen como testigos de los años en que el central latía como eje de muchas vidas.

Para quien hace algún tiempo no visita el lugar, la imagen de antaño parece desconocer el rostro del presente, marcado por áreas opacadas por la hierba y las puertas cerradas de instituciones como el Círculo Social, que antes acogían a los pobladores.

Yusimí Pereda Pino, vecina de la zona desde hace 39 años, habla de las sombras que hoy se apoderan de muchos espacios cuando cae la tarde, sobre todo del área colindante al otrora basculador. “Tengo a una anciana y una embarazada en casa y me preocupa atravesar por los puntos carentes de alumbrado si ocurriera una emergencia durante la noche”.

Para indagar sobre estas y otras problemáticas, Girón recorrió diversos sitios de la mano de Iliamí Valle Jiménez, delegada de la circunscripción #20.

TRAS LOS PASOS DEL DETERIORO

Muy pronto llegamos al parque infantil, sitio que además de perder parte de la cerca perimetral, exhibe la ausencia de muchos columpios, bancos destruidos, la canal oxidada y fracturada…

En el parque infantil se aprecia la rotura de la canal y los bancos.

Más adelante, el Círculo Infantil Los tres ositos, no escapa del deterioro. “La carpintería se encuentra en pésimo estado, el piso hundido en algunos tramos y en los baños puede apreciarse las afectaciones de la instalación hidrosanitaria”, explica Reyna Nicolás Draque, directora del centro que revela ausencia de pintura y cuya matrícula es de aproximadamente 50 niños.

El círculo infantil Los tres ositos revela un deterioro de su estructura.

Continuamos el periplo y la delegada destaca el consultorio del médico de la familia, uno de los pocos inmuebles que ha sido favorecido constructivamente, para después aproximarnos al “fragmento” donde reside la bodega La Libertad y conocer acerca de un sueño que avanza con lentitud.

“Atendemos a 282 núcleos familiares y nuestro quehacer se vuelve complejo cuando despachamos al unísono el yogurt, la leche, los mandados en este marco reducido, mientras las personas se aglomeran bajo el sol”, argumenta Beatriz González, dependienta de la unidad.

Por su parte, Iliamí señala que la solución estriba en concluir un combinado que aprovechará el lugar del antiguo comedor de los obreros del central para ofrecer distintos servicios.

“Esta obra se edifica con un esfuerzo extra y la participación popular. Cuando esté lista podremos contar con una bodega bien estructurada; una placita; un área destinada a productos industriales, entre otros anhelos. Ya hemos cambiado algunas ventanas y tenemos las puertas pero queda un largo camino por recorrer.

 ¿GESTIÓN VS AGUA?

Seguimos la marcha y arribamos a un punto medular: el agua. Esta vez la delegada une su voz a la de Ángel Luis Álvarez Veitía uno de los encargados de velar por el funcionamiento del equipo TH14, tecnología ineficiente que debería proveer 60 litros de agua por minuto y solo logra 47 litros según la última medición (hace dos años). A ellos se suma el hecho de que consume entre 800 y 1000 kW diarios.

El equipo encargado de bombear el agua es un TH14, tecnología ineficiente que debería proveer 60 litros de agua por minuto y solo logra 47 litros según la última medición (hace dos años). A ellos se suma el hecho de que consume entre 800 y 1000 kW diarios.

Idey Acosta González, director de la UEB Acueducto y Alcantarillado en el municipio, argumenta que la estación de bombeo y redes de distribución de Cuba Libre, fueron diseñadas antaño en función de la industria.

“Este asentamiento urbano cuenta con una sola red de distribución ubicada en línea recta y la mayoría de las acometidas tienen entre 300 y 400 metros, cuando lo correcto debe ser seis. La zona más afectada es el Reparto Granma donde se concentra aproximadamente el 70 por ciento de la población.

“Hicimos un proyecto que se insertó en el Plan de la Economía (2019) y que se propone construir un kilómetro de conductora y 3000 metros de redes de distribución”.

Acosta González refiere que no obstante, una de las principales acciones que aún no se materializa es el cambio del equipo de bombeo lo cual requiere otras características de la fuente eléctrica.

“Hoy tenemos un banco de trasformadores exclusivos con una potencia inferior a la requerida por una turbina sumergible (480kVA). En distintas ocasiones hemos contado con buenos equipos y se ha solicitado la colaboración de la Organización Básica Eléctrica de Jagüey Grande para poder efectuar la sustitución de la bomba. Lamentablemente se ha dilatado el proceso y al presentarse otras necesidades, se han trasladado las turbinas a otros sitios de la provincia. Es importante resaltar que solo con colocar esta tecnología más eficiente, se ahorrarían 500kW diarios y se podría incrementar el promedio de horas de bombeo que hoy se reduce a 10.

La pizarra eléctrica se encuentra casi al descubierto y su ubicación en la nueva caseta no se realiza debido a que no se efectúa la instalación de un poste para trasladar todo el sistema eléctrico.

“Por otra parte, nos cedieron una caseta nueva para trasladar toda la pizarra eléctrica que se encuentra casi al descubierto y constituye un peligro. La operación precisa instalar un poste lo cual también se ha postergado y obstaculiza un mejoramiento de nuestra labor”.

                  ¿Y SI NOS UNIMOS?...

Gladys Rodríguez López, Intendente del municipio y Dayani González Guerra, secretaria del Consejo de la Administración Municipal especifican que respecto a Cuba Libre, en el Plan de la Economía solo figuran el camino que conduce al batey Arratia; la reparación de las antiguas oficinas del central donde residirán el Palacio de Pioneros y el Centro de Diagnóstico y Orientación; y el mantenimiento de las aceras que conducen a la comunidad, todo en ejecución.

La reparación de las aceras que conducen a la comunidad es una obra que se inserta dentro del Plan de la Economía y está en ejecución actualmente.

No obstante, ¿Cuánto pudiese transformarse si los pobladores y las entidades pertinentes se unieran en el mismo empeño? El seguimiento constante a la calidad de cada obra donde se invierten recursos, el combate a las indisciplinas sociales y la solución de problemas estancados por la ausencia de gestiones, podrían devolverle el brillo a muchos espacios.

Cuba Libre no es la misma comunidad de épocas pasadas. No existe el coloso azucarero y numerosos inmuebles se han convertido en viviendas para abrigar a quienes más lo necesitaban.

Por eso Iliamí persiste en tocar puertas, en escuchar a los vecinos y agradecer cada gesto como los que florecieron en días de enfrentamiento a la Covid-19 donde no faltó el apoyo del gobierno provincial y local.

Vale la pena luchar para que la imagen desoladora del presente se aleje y las generaciones más jóvenes, más allá de recuerdos, sean protagonistas del renacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *