Viernes, 25 de mayo de 2018

Jornada contra la Homofobia y Transfobia: Abrazar la diversidad

Versión para impresiónVersión en PDF
Abrazar la diversidad

 

Hablar de diversidad sexual e identidad de género resulta un tema pendiente para algunos sectores de la población cubana. A pesar de las campañas educativas desarrolladas por instituciones como el Cenesex persisten no pocos prejuicios y desconocimiento acerca de temas tan vulnerables como las identidades trans.

 

“Para mí una persona transexual es un travesti”, asegura Pedro, taxista de la ciudad de Matanzas. En tanto Maira, cuentapropista, plantea “yo estoy de acuerdo en que cada cual escoja lo que quiere para su vida pero no quiere decir que si eres gay tengas que andar por la calle vestido de mujer, eso no lo veo bien. No tengo prejuicios hacia esas personas pero sí creo que deberían medir un poco más sus actitudes”.

 

“Yo a esa gente les tengo mala voluntad porque no fue lo que Dios creó para el mundo. La verdad es que me cuesta mucho trabajo aceptar eso”, asegura Lucía, vecina de la calle Río. por su parte Mario, estudiante de la Universidad de Matanzas, piensa que “lo que están haciendo en la televisión es incitando a la homosexualidad. Ya vemos todo tipo de personajes en las novelas y en las películas y eso lo que hace es sacarlos del closet. Yo no tengo prejuicios contra ellos pero me parece que es demasiado”.

 

El desconocimiento es en mayor medida lo que incide en la mayoría de los prejuicios sociales que hoy existen sobre las personas transexuales, resultado además de la herencia patriarcal sustentada en la dominación masculina, que prevalece en nuestra sociedad. El patriarcado como sistema de dominación establece patrones para su supervivencia y en consecuencia todo lo que transgreda esas normas es penalizado a nivel social. Las consecuencias se aprecian en los altos índices de violencia, el machismo, así como la discriminación de la cual son víctimas estos grupos sociales que rompen con la heteronormatividad.

 

Cuestión de conceptos

 

Un acercamiento al tema de las trans identidades debe partir de diferenciar la orientación sexual de la identidad de género, términos que muchas veces se confunden en el imaginario colectivo.

 

La orientación sexual corresponde a la elección de pareja sexual y sentimental. Habitualmente se clasifica en tres tipos: heterosexual (elige a personas del sexo opuesto), homosexual (elige a personas del mismo sexo) y bisexual (elige a personas de cualquiera de los dos sexos). En tanto la identidad de género es la percepción de una persona de ser hombre, mujer, o alguna alternati­va de género o combinación de estos. Al ser la orientación sexual diferente de la identidad de género, las personas trans pueden ser homosexuales, heterosexuales o bisexuales en sus elecciones de pareja afectiva y sexual.

 

Según el Manual de La Asociación Profesional Mundial para la Salud Transgénero (WPATH), una persona trans es aquella cuya identidad y/o expresión de género no se corresponde con las normas y expectativas sociales tradicionalmente asociadas con su sexo asignado al nacer.

 

Se trata de personas que cruzan o trascienden las categorías culturalmente establecidas. El término transgénero se utiliza a menudo como paraguas de ese grupo de identidades, en las que la identidad de género puede variar, en diferentes grados, del sexo que les fue asignado al nacer, como es el caso de las y los transexuales quienes además experimentan serios conflictos con sus genitales, los cuales pueden llegar a modificar o no.

 

En una sociedad donde no se reconozca el derecho a la libre identidad de género estas personas sufren la discriminación y el estigma social y en muchas ocasiones manifestaciones de violencia tanto física como psicológica.

 

Así lo demuestran las propias personas trans quienes experimentan un profundo conflicto con respecto a la sociedad que además de rechazarlos, les niega toda posibilidad de integración social.

 

Sara, trans femenina de 17 años asegura: “Tuve que dejar la escuela en noveno grado porque las burlas de mis compañeros, el rechazo eran muy fuertes. Además de que no me sentía cómoda con los uniformes, todo lo que viene en el paquete de varón. Necesitaba asumir mi verdadera identidad de género y la escuela no me lo iba a permitir.”

 

Por su parte Irina, coordinadora de la Red TransCuba en Matanzas, refiere la importancia del vínculo laboral para la integración de las personas transexuales y transgénero así como las complejidades que tienen que afrontar para obtener un empleo: “Yo creo que uno de los principales problemas que nosotras tenemos es el trabajo. No se nos permite acceder a un empleo con nuestra identidad, o sea, que tenemos que dejar de ser nosotras mismas para poder trabajar y eso no me parece justo. No estamos interpretando un personaje, somos así y deberían aceptarnos como tal”.

 

La mayoría de las transexuales y transgénero entrevistadas recurren a la prostitución como vía para solucionar sus necesidades y las de sus familias ante la imposibilidad de trabajar asumiendo su identidad de género. No obstante según Manuel Vázquez Sejido, subdirector del Cenesex no existen instrumentos legales que avalen prácticas discriminatorias por motivos de género en los espacios laborales:

 

41.jpg

“Legalmente no existe ninguna ley que limite el acceso a las oportunidades de empleo por motivos de género. Si se logra demostrar que se le está discriminando por esa razón, esa persona puede instar el mecanismo jurídico laboral, teniendo en cuenta que el nuevo código laboral tiene como uno de sus principios el de igualdad y no discriminación”.

 

Sin embargo, los testimonios anteriores demuestran que desde las diferentes instituciones continúan las violaciones a esta legislación.

 

Por otro lado, como resultado del profundo estigma social se generan muestras de violencia tanto físicas como psicológicas, a veces inadvertidas o naturalizadas, pero que sin dudas afectan a quienes experimentan estos maltratos y crean mecanismos de reacción o defensa mucho más violentos.

 

El escaso tratamiento de los medios y la falta de intencionalidad en los trabajos que se realizan no aportan la necesaria visibilidad  al tema, reproduce estereotipos y refuerza aún más los prejuicios sociales de la población.

 

“El tratamiento que reciben estos temas en los medios de comunicación es insuficiente. Creo que no están captando lo variado de nuestra sociedad. Es necesario investigar y prepararse porque no se puede pretender un acercamiento a una realidad que no se conoce, lo que sucede cuando esto no se tiene en cuenta, es que la mayoría de las veces se reporta mal y se generan resultados contrarios a lo que se plantea inicialmente. Pienso que los periodistas deben capacitarse para poder enfrentar con seriedad esta temática y por supuesto poner a disposición de la sociedad una información veraz”, expresó Vázquez Sejido.

 

Matanzas por la diversidad

 

Desde la Atenas de Cuba son varias las estrategias que intentan romper con la normatividad social y generar espacios inclusivos para todos y todas. Una muestra de ello es la labor desarrollada por la comunidad Somos de la Iglesia de la Comunidad Metropolitana en Cuba (ICM), surgida en Matanzas en agosto de 2015.

 

Elaine Saralegui, pastora de dicha comunidad y representante de ICM en nuestro país comentó acerca de los inicios de esta comunidad de fe:

 

 

“El primer trabajo que nosotros empezamos a realizar con la comunidad LGBTI fue a través del proyecto Abriendo Brechas de Colores (ABC), fundamentalmente desde el contexto religioso, aunque también trabajamos con los activistas seculares y con la sociedad en general. Estaba enfocado en dos cuestiones fundamentales: trabajar con los líderes religiosos, tratando de incorporar en el currículo de los pastores y seminaristas estas cuestiones de las teorías gay, lesbianas y queer(Sepa en este enlace el significado de la palabra). En segundo lugar trabajábamos con grupos LGBTI, fundamentalmente desde el activismo social y  con activistas de las redes sociales del Cenesex de todo el país.

 

“Paralelamente a este trabajo decidimos formar la Iglesia de la Comunidad Metropolitana en Cuba, con el objetivo de trabajar estos temas y con ello se empieza a intensificar el trabajo con las personas trans, que ya comienzan a venir de manera oficial a nuestra comunidad Somos”.

 

Somos ICM, se proyecta no solo por la inclusión social y la diversidad de género, también intenta llevar el evangelio de amor, paz, e inclusión, sin importar la orientación sexual o identidad de género. De igual modo incorpora el debate acerca de los temas bíblicos en relación a la orientación sexual y la identidad de género. Una muestra de ello fue la celebración en Matanzas durante el mes de abril de 2017, de la primera Jornada Teológica de Experiencias Transgénero, importante encuentro para la inclusión y la diversidad.

 

“Fue un encuentro muy importante porque creemos que las personas trans son de las más discriminadas en las iglesias, no pueden entrar a las comunidades cristianas a menos que dejen fuera su identidad. Con ese objetivo invitamos también a tres pastoras trans para que compartieran sus experiencias desde lo bíblico teológico en sus comunidades y de cómo podían hacer una lectura de la teología y de la biblia desde sus experiencias como mujeres trans.

 

2017-05-07t124234z_2_lynxmped460h1_rtroptp_4_cuba-lgbt-church.jpg_231334169.jpg

 

“Es la primera vez que realizamos un evento de este tipo, la primera vez que en Cuba se habla de la cuestión transgénero a nivel teológico y bíblico y también la primera vez que se oficia un culto con tres pastoras trans”, aseguró Saralegui.

 

 

Generar espacios que promuevan la diversidad resulta necesario para disminuir la fuerte exclusión social que sufren las personas trans. Por otra parte contribuir desde los medios de prensa a la divulgación de estos temas representa un paso necesario para la formación de una conciencia social libre de prejuicios.

 

Si queremos lograr la equidad y la justicia social no podemos dejar a un lado a este grupo de personas que también tienen mucho que aportar a la sociedad. Entender la diversidad desde una concepción humanista y velar desde las instituciones porque no se vulneren los derechos sexuales también son elementos fundamentales para el logro de iguales derechos e iguales oportunidades para tod@s.

 

 

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Identifican a 56 víctimas de la tragedia aérea

Raúl Torres - Laureles y Olivos

MATANZAS-325.jpg

 

CANCIÓN OFICIAL

logo-elecciones-generales-2017-2018-750x470.jpg