Sábado, 19 de agosto de 2017

#TenemosMemoria: Playa Girón y el recuerdo de un poeta (+Fotos)

Versión para impresiónVersión en PDF
Victoria de Playa Girón

 

Félix Pita Rodríguez calificaba la poesía como un silencio que alguien de oreja muy fina escuchó. Por eso, nadie como el poeta para aguzar los oídos y traducir en metáforas el mundo.

 

Esa es una de las esencias más genuinas de la poesía: comunicar. Es por eso que cuando algún acontecimiento estremece a las multitudes, allí está la pluma del escritor para inmortalizar el suceso y parece que todo un pueblo habla desde sus versos.

 

Entonces, podemos verle como un cronista de su tiempo, desandando entre los detalles más genuinos, en busca de la sensibilidad. Así, estremecido ante el rostro de la guerra y el valor de un pueblo, imagino a Jesús Orta Ruiz en los días de Playa Girón. (…)

¡Aquí no hay nadie en cuclillas!

Todo es brazo combatiente,

todo pecho, todo frente,

nada espalda ni rodillas.

Manchando nuestras orillas

está el cobarde agresor…

¡Alerta trabajador!

¡Al frente! ¡Al frente! Gritemos:

¡Patria o Muerte! ¡Venceremos!

¡Fuego, muerte al invasor

                                                  (Fragmento del poema: ¡Fuego, muerte al invasor!)                                             

  (…)

 

Imagen 562.jpg

 

Y es que desde el 18 de abril las páginas del periódico Hoy publicaban sus décimas enardecidas, que parecían marchar al ritmo del combate y despertaron cada rincón de la Isla para que no se dejara arrebatar la luz de la libertad.

 

De ese modo, se convertía en corresponsal de guerra inmortalizando para la historia y el mundo la hazaña de Cuba ante la invasión mercenaria:

 

El yanqui calculaba fríamente:

“Cuba, pequeño verde en las Antillas,

se rendirá más dócil que una oveja inocente,

bajo el crimen pagado de sangrientas pandillas”.

La buscó por el mapa, la vio como una flor,

y se dijo: “Esta flor, esta luciente gota,

cabe perfectamente bajo una sola bota,

una bota yanqui calzando al invasor”.

Y así, con optimismo equivocado,

pandillas mercenarias violaron el sagrado

territorio de Cuba, por Playa Girón.

Se lanzaron, confiadas, sobre el verde caimán

Y vieron, con asombro, que en cada corazón

de esta gota geográfica, reventaba un volcán.

Estupefactos, vieron que esta isla pequeña

se alargaba , crecía,

que el astro soberano de su enseña

alumbraba una extensa geografía.

Y temblaron, temblaron con miedo profundo.

Cuba no era una isla: era América, el mundo…

(Fragmento del poema Cuba no es una isla es América, es el mundo)

 

Imagen 547.jpg

 

Se trataba de una poesía vivencial, no distante. Orta Ruiz se atrevió a vivir de cerca los hechos. Para narrar en versos había que sentir sobre la piel el dolor de las víctimas y el asombro ante las proezas de los jóvenes convertidos en milicianos. Fruto de esas impresiones surgió una de sus crónicas más conmovedoras que se grabó en la memoria de los cubanos y ha ido hilvanándose en el recuerdo de disímiles generaciones hasta el presente: Elegía de los zapaticos blancos.

 

El mismo Indio Naborí, al referirse al nacimiento de este romance expresó durante una entrevista:

 

 “Celia Sánchez, por medio de Pinar Fernández, su delegado en la Campaña de Alfabetización, me había orientado que entrevistase a la familia del carbonero Liborio Rodríguez, cuya esposa había sido asesinada por pilotos mercenarios, desde un avión made in USA. En busca de aquella familia, me interné en la Ciénaga hasta el entronque de Playa Larga y Soplillar, donde unos campesinos que evacuaban me informaron que la familia de Liborio Rodríguez había salido ya del área del combate.

 

“Pregunté en el central Australia y alguien me informó que los Rodríguez estaban en Jagüey. Allí localicé a Nemesia. Me contó entre lágrimas todo lo que la Elegía de los zapaticos blancos narra. Me dijo frases tan conmovedoras como esta: Es horrible señor, yo vi a mi madre por dentro. Luego me mostró los zapaticos blancos atravesados por las balas. Aquella realidad terrible me estremeció de tal manera, que no pude evitar el llanto. Fue entonces cuando empezó a nacer el poema”.

 

Cuentan sus hijos Alba y Jesús Orta que su padre les aseguraba que escribió este poema desde el principio hasta el final, sin detenerse. El hecho había calado tan profundamente en su alma que no pudo guardar para sí los sentimientos, sino que tenían que ser proclamados, convertidos en líneas rimadas donde la belleza de las imágenes, la cadencia y la ternura trascienden:

 

(…)

Nemesia-flor carbonera-

creció con los pies descalzos.

¡Hasta las piedras rompía

con la piedra de sus callos!

Pro siempre tuvo el sueño

de unos zapaticos blancos.

(…).

Un día llegó a la Ciénaga

algo nuevo, inesperado:

algo que llevó la luz

a los viejos bosques náufragos.

Era la Revolución,

era el sol de Fidel Castro.

(..)

Una mañana…!qué gloria!

Nemesia salió cantando.

Llevaba en sus pies el triunfo

de sus zapaticos blancos.

Era la blanca derrota

de un pretérito descalzo.

¡Qué linda estaba el domingo

Nemesia con sus zapatos!

 

Pero el lunes despertó

bajo cien truenos de espanto.

Sobre su casa guajira

volaban furiosos pájaros.

Eran los aviones yanquis,

eran buitres mercenarios.

Nemesia vio caer muerta

a su madre; vio sangrando

a sus hermanitos; vio

un huracán de disparos

agujereando los lirios

de sus zapaticos blancos.

(…)

(Fragmentos del poema Elegía de los zapaticos blancos)

 

nemesia-rguez-indio-nabori-foto-hugo-garcia_0.jpg

 

Transiciones de lo alegre a lo triste y de lo triste a lo heroico son propias de esta composición estrófica que culmina avizorando un horizonte de esperanza tras la victoria alcanzada:

 

 Pero Nemesia no llora:

sabe que los milicianos

rompieron a los traidores

que a su madre asesinaron.

Sabe que nada en el mundo

-ni yanquis, ni mercenarios-

apagará en nuestra Patria

este sol que está brillando,

para que todas las niñas

¡tengan zapaticos blancos!

 

Para quienes no vivimos los instantes de abril, ni vimos la Ciénaga de Zapata bajo el fuego de las bombas, regresar hoy sobre los versos de Jesús Orta Ruiz es abrir una ventana temporal para admirar el orgullo de haber propiciado la primera derrota del Imperialismo yanqui en América. Desde su mirada y su pluma ágil, precisa, Cuba crece, sonríe y celebra una vez más el triunfo con la certeza de que como escribiera el poeta:

(…)

Vinieron…y quedaron

Cobardemente fieros

mataron a felices carboneros

que le iban aprendiendo el sabor a la vida.

Asesinaron niños, que eran claros luceros.

Bebieron como whisky la sangre en cada herida.

Pero luego temblaron.

Huyeron por pantanos y manglares,

espantados de nuestras milicias populares

¡y de las mismas vidas que troncharon!

Mientras cantaba el viento en los palmares:

Vinieron…y quedaron.

Para siempre quedaron.

(…)

           (Fragmentos del poema Vinieron y quedaron)        

 

Imagen 550.jpg                                                

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

¿QUIERES VER UNA IMPRESIONANTE CIUDAD DE MATANZAS EN HD?

 

Encuesta

¿Podrá VM32 descubrir las debilidades de los nuevos Cocodrilos de Matanzas?