Higiene y prevención, términos a no desenlazar

Higiene y prevención son dos términos que no deben estar desligados en una época tan vulnerable como esta.

Que usted conozca sobre lo  acontecido  con enfermedades trasmisibles como la Covid–19 aun rondando  nuestro entorno y otras ,como el dengue y el zika  que si bien dormidas ahora resultan  muy propensas a despertar, representan justificaciones muy convincentes de la necesidad de no quererlas  desenlazar.

Cuando  hablo de higiene y prevención  me remonto al uso del nasobuco, a la limpieza de las superficies, al no descuido  del hipoclorito para el lavado de las manos, al aislamiento físico y a todo aquello que pueda ser una puerta abierta para el contagio hombre a hombre por vía respiratoria  con el  nuevo coronavirus.

Cuando retomo los términos higiene y prevención viene a mi mente, que si ante las lluvias muy favorables en la temporada de verano,  no tenemos en cuenta la destrucción de latas, cascarones de huevos,  u otro reservorio  capaces de concentrar agua,  le estamos dejando una casa construida sin esfuerzo propio al maldito vector Aedes aegypti  y si le  regalamos un lugar para vivir sin ningún costo, claro que él no perderá la oportunidad de aprovecharlo como hospedero.

Pudiera ser este el mensaje reiterativo que pueda llamarle  la atención porque finalmente lo alerta ante el olvido o el recado que cansa cuando escucha muchas veces lo que por tantos lugares no se deja de decir, pero lo que sí le puedo comentar  es  que lo que tanto se dice finalmente se convierte en motivo de reflexión.

De las vivencias se aprende  hasta convertirse en buenas prácticas por lo tanto analice con profundidad la certeza de hacer de la higiene y la prevención dos conceptos de profundidad a tener en cuenta para una mejor calidad de vida de todos  los pobladores.  (Por Natacha Prado Hernández/Tomado de Radio Ciudad Bandera)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *