Juan Carlos: la historia determinante de la vida

Mirar hacia el pasado es un ejercicio que hasta en el plano personal debemos hacer con frecuencia, no para vanagloriarnos o avergonzarnos, sino para obtener experiencias.
  • ¿Cómo definiría el papel que ocupa la historia en su vida?

“Determinante. Siempre estoy pensando en ella, analizando desde lo más “trivial” (fechas, hechos aparentemente aislados) hasta las enseñanzas que nos brinda para nuestro actuar cotidiano. Fue la asignatura que más me motivó en la escuela. Varios profesores me marcaron, entre ellos, la legendaria María Luisa Rodríguez, que impartió clases en la vocacional y viene a mi mente que su cumpleaños es el 10 de octubre. ¿Le dice algo esa pincelada?”...

Quienes han sido discípulos del Máster en Historia Contemporánea Juan Carlos Rivera González, llevan en el alma la imagen nítida del hombre que sacudía en cada turno los rincones más indiferentes del pensamiento. El profesor que arremetía contra la repetición mecánica de los contenidos, que se resistía a permitir que la universidad pasara por sus alumnos sin que antes dedujeran enigmas pretéritos para mirar el futuro, sin que convergieran en clases criterios sinceros, sin que desnudaran sus puntos de vista.

“Mirar hacia el pasado es un ejercicio que hasta en el plano personal debemos hacer con frecuencia, no para vanagloriarnos o avergonzarnos, sino para obtener experiencias. Imagínese entonces lo que representa ese ejercicio para los pueblos, para la humanidad. En la actualidad, el mundo no es lo que necesitamos pero el hombre ha aprendido de sus grandes conflictos, de sus errores y horrores. El sentimiento antinuclear de hoy surgió después de ver las consecuencias de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki.

“Ahora estamos asistiendo a instantes complejos, marcados por la presencia de la Covid-19. Después, el mayor desafío será no perder de vista lo que esta pandemia nos enseñe. Y vuelvo entonces a la relevancia de la historia y su aprendizaje continuo. La importancia de recuperar prácticas higiénicas (individuales y sociales) que habíamos perdido; de ser solidarios, disciplinados; de valorar la vida y la libertad”.

Si miras a la historia verás a la juventud abanderada de todos los procesos de cambio en los momentos hito de nuestra historia patria. No hubo en Cuba tarea colosal en la que Fidel no convocara primero a la juventud.

El profe Juan Carlos tiene ese talento de mantener el ritmo de la clase como si se tratara de una pieza musical que va in crescendo con giros súbitos, instantes de tensión, de risas… De un momento a otro te descubrías como geógrafo buscando en mapas antiguos sitios que se difuminaron entre los años, suelos marcados con el estallido de la guerra…

“No soy de los que prefiere tener estudiantes que se conforman con lo poco que les puedas dar en clases, por tu falta de exigencia contigo mismo; o de aquellos que no te hacen preguntas, aunque sean de esas que a veces calificamos de “capciosas”. Me gusta que pongan reto cada día a lo que les digo y lo que sé. No saber algo no es delito, eso lo digo al inicio de cada curso. El maestro aumenta su prestigio al buscar la respuesta e indicar el camino del conocimiento. Tratar de ser buen profesor es mi reto diario, yo soy mi más tiránico juez.

“Luego de haber estado en otras latitudes, reconozco que los estudiantes son producto de sus contextos. Pero si algo distingue a los de Cuba es su preparación, incluso cuando en algún momento podamos sentirnos insatisfechos por las “lagunas” con las que arriban a nuestras aulas, tienen un método, un razonamiento, una lógica de análisis que te permite diseñar cualquier actividad y cuando has logrado la motivación en ellos, entonces alcanzas resultados superiores por su creatividad y nivel de profundización”.

El Máster en Historia Contemporánea Juan Carlos Rivera González tuvo la oportunidad de ofrecer sus conocimientos en la República de Angola.

Con más de 34 años dedicados a la Educación Superior, cada turno es un escenario nuevo para este profesor que no olvidaba las preguntas escritas, ni siquiera en el día de su onomástico, que fruncía el ceño y llevaba las manos a la cabeza cuando sabía que podíamos moldear mejor una respuesta, que era profundo sin dejar de ser práctico.

“No puedo olvidar mis años de estudio y trabajo en el Instituto Superior Pedagógico Juan Marinello. A la Universidad de Matanzas llegué 10 años después de graduado y ya suman 24 años de responsabilidades que me han permitido sentirme útil, aquí conocí a mi esposa y he podido relacionarme con educadores de mucha calidad profesional y humana.

“Haber sido Jefe del Departamento de Historia y Marxismo Leninismo en una primera etapa (del 2000 al 2013) y ahora en una segunda temporada desde septiembre de 2019, ha sido un desafío. Solo trato de buscar un objetivo que nos impulse, en el que todos se sientan partícipes e importantes, sin obviar exigir calidad para ser mejores y control para ser justos”.

He preguntado a diversas generaciones y todos confiesan que jamás han podido deshacerse de las libretas donde guardan la voz del profe Juan Carlos. A ellas vuelven cuando la rutina parece nublar el camino, cuando la memoria necesita robustecerse para abrir espacios nuevos, cuando anhelan un modelo de rectitud y buen humor, de respeto y amistad entrañable, conceptos aparentemente lejanos que se abrazan en el testimonio del maestro.

Caricatura del profe Juan Carlos, creada por la pluma de la periodista Jeidi Suárez García, quien fue también su estudiante.

“Este virus le ha dado la oportunidad a las nuevas generaciones de estar a la altura de sus abuelos y padres. Cada uno en su época, a cada uno lo que le tocó. Que nadie dude que haber estado en la primera línea de enfrentamiento a la Covid-19, como lo han hecho muchos de nuestros profesores y alumnos, asumiendo responsabilidades y riesgos, los sitúa en un lugar importante en la historia que estamos escribiendo todos los días.

“Por supuesto, en la Universidad de Matanzas se extraña el bullicio, el “ambiente” en el rincón habitual de cada grupo: en la cafetería, la escalera, junto a la tarja de Martí, preguntando algo en el Departamento. Con la primavera, la Universidad ya recuperó su césped verde, los robles están florecidos, pero le falta la esencia: sus estudiantes”, asegura y puede advertirse su añoranza por ese día en que se reanudará el curso y volverá a las aulas, a ese acto que siempre define como “indescriptible, tenso, nervioso” y a los alumnos que mantienen siempre joven su espíritu.

7 comentarios sobre “Juan Carlos: la historia determinante de la vida

  • Avatar
    el 14 junio, 2020 a las 11:05 am
    Permalink

    y además, es un Jefe Funcional, felicidades!, muy bueno este reconocimiento.

    Respuesta
  • Avatar
    el 3 junio, 2020 a las 5:10 pm
    Permalink

    Juan Carlos es ejemplo para todos sus compeñeros, es incansable para el trabajo.

    Respuesta
  • Avatar
    el 3 junio, 2020 a las 2:21 pm
    Permalink

    Merecido artículo para un excelente profesor. Orgullo de la Universidad de Matanzas

    Respuesta
  • Avatar
    el 29 mayo, 2020 a las 11:49 am
    Permalink

    Sin dudas un exelente profesor, que a cada uno de sus estudiantes ha dejado marcado con sus infinitos conocimientos y el saber q en cada momento puede contar con él. Sin más es de esos profesores q no se olvidan jamás. Gracias

    Respuesta
  • Avatar
    el 27 mayo, 2020 a las 9:00 pm
    Permalink

    Muy merecido este homenaje periodístico a Juan Carlos. Tuve la suerte de ser alumna de un claustro de lujo del que formaba él formaba parte. Y es así mismo todavía guardo mis libretas. Ahora es profesor de mi hija. No, el no es muy viejo, lo que sucede es que es de los que ha tenido la vocación y el coraje de mantenerse haciendo lo que sabe hacer como pocos. La verdad que es de los imprescindibles. Saludos Maestro.

    Respuesta
  • Avatar
    el 27 mayo, 2020 a las 6:12 am
    Permalink

    Juan Carlos, excelente profesor como diría Amarelis, su colega «Juan Carlos es buen profesional y buena persona», recuerdo esos años en que a pesar de estudiar Ing. Informática era alumno ayudante de Economía Política, Juan Carlos era el jefe de dpto. y siempre estaba disponible para aclarar dudas de contenido y procedimientos, me alegró mucho leer este artículo

    Respuesta
  • Avatar
    el 27 mayo, 2020 a las 2:16 am
    Permalink

    UN SALUDO A JUAN CARLOS, MI COMPAÑERO EN LA VOCACIONAL DE MATANZAS, AUNQUE NO SOMOS DEL MISMO AÑO, EXCELENTE PROFESOR Y PERSONA

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *