Laina Pérez: “Tokio es la culminación de mi sueño”

Lima, Julio 27, 2019 - Laina Perez.

Tener asegurado un boleto para la XXXII Olimpiada, del 23 de julio al 8 de agosto de 2021 en Tokio, Japón, constituye para Laina Pérez Fagundo, de tiro deportivo, un compromiso ineludible con la preparación física y técnica en su hogar, en el sureño poblado de Jagüey Grande.

Bien temprano, con los primeros rayos de sol, despega de la cama e inicia los movimientos corporales. En la medida en que sus músculos y la piel se flexibilizan y ella "entra en calor", comienza otros ejercicios con los brazos: trices, levantamientos laterales y de muñecas, que completa con los de cuclillas y abdominales.

Dispuesta, nada pequeña, se estira lo más posible para alcanzar, con la punta de los dedos de ambas manos, los extremos de sus miembros inferiores, que logra gradualmente, pues su disciplina exige estar en óptima forma para responder a las horas que debe estar erguida, casi rígida, para disparar con acierto a la diana.

“Ahora, debido a las circunstancias obligatorias de la pandemia del coronavirus, nos habilitamos física y técnicamente en un espacio reducido nuestro deporte es de mucha exquisitez, requiere extrema preparación para mantener estabilidad competitiva.

“Realizamos movimientos como si fuera con la pistola solo para mantener nuestra estructura en condiciones, pero es bien distinto, porque en “seco” es igual a tener el arma sin municiones, pues sin el disparo no puedes medir la efectividad de la acción final.

Pero hay que hacerlo y seguir las indicaciones del entrenador, en mi caso Dariel Suárez, de Guantánamo, al que elogio no solo en calidad de técnico, sino por ser una persona capaz de ayudar con mesura tanto en lo deportivo como en lo personal”.  

Es Laina una de las más avezadas del equipo nacional, el que integra desde el 2005, y un año antes estuvo a igual nivel, pero en el juvenil, por lo que tiene licencia para hablar con amplitud acerca de los rigores del tiro deportivo.

“No basta contar con armas y municiones, aspecto este sobre el que debemos hablar también, pues es la principal dificultad que afrontamos desde hace unos años. Puedes estar muy bien en el trayecto de la competencia, pero en los minutos finales, cerca de las medallas, como me ha sucedido, el factor psicológico puede jugarte una mala pasada.

“La emotividad, estrés, tensión, etc, pueden malograr cuanto te preparaste, sobre todo cuando estás a un paso de clasificar o de estar entre los medallistas. Juegan un papel fundamental cómo te halles psicológicamente, y en esto influye el desempeño del entrenador para reducir tensiones. Un disparo de 10, 9 u 8 puntos puede significar la gloria o la frustración olímpica, mundial, panamericana o de otra índole”.

SIN RASTRO DE BALAS

Vuelve sus pasos, y retoma el diálogo acerca de las municiones y las condiciones del Centro de Entrenamiento Nacional Enrique Borbonet.

“Se entrena con dificultades, muchas veces sin municiones, y lo hacemos en una instalación deteriorada, sin condiciones, pues carece de los sistemas electrónicos de otras instalaciones en el mundo. Por lo cual competimos con desventajas en otros escenarios, incluida la iluminación, la de acá es defectuosa, por lo que, al viajar nos resulta difícil adaptarnos de inmediato y obtener buenos resultados.

“Al menos, cuando asistimos a la base de preparación en El Salvador, con un polígono moderno, al regreso traemos municiones para continuar el entrenamiento en casa. En mi caso utilizo las de calibre 22 para pistolas.

“Ahora bien, a pesar de las dificultades me siento agradecida del sistema deportivo cubano, del apoyo del Inder, el comisionado nuestro, Julio Fidel Hernández, y de Dariel. Sin lo cual no fuera posible cuanto he logrado y el tiro deportivo en general. Reconozco cuanto se hace para sostener este deporte”.

Y como prueba y respuesta citó los múltiples logros en las diversas modalidades, en particular en las de pistola deportiva a 25 metros, así como en pistola neumática individual y en la prueba mixta, ambas a 10 m, junto a Jorge Grau, también de la provincia más oriental del país. En ellas, por vez primera se logró la clasificación olímpica.

“Lo logramos en los Juegos Panamericanos de Lima, Perú-2019, con récords continental en la especialidad mixta así como en la individual, lo que demostró cuanto interés y consagración existen que también dedicamos a la familia, entrenadores y directivos, así como a todos los cubanos y matanceros en particular”.

La reina panamericana explicó que fue fortuito su llegada a la referida disciplina. “Al acompañar a su amiga de estudio Lilybett Fernández. “Estuve en la academia y me cautivó este deporte. De inmediato matriculé, con Santiago García como profesor de la categoría escolar. Luego seguí con las enseñan zas de Abel Castillo, entre juveniles, con múltiples logros”.

Acompañada de María Mercedes y Nelson, sus padres, y los hermanos jimaguas Amed y Ramses, la carismática atleta aseveró que la próxima Olimpiada es la culminación de su sueño. “Mi más ansiados disparos los dejaré para Tokio”, sentenció.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *