Melissa Blanco: La radio en cuerpo y alma

Melissa Blanco
Foto: Tomada de su perfil de Facebook

A Melissa siempre le gustó el deporte, pero también las matemáticas y el ballet clásico. Su decisión de estudiar periodismo fue un tanto casual, sin embargo, la carrera fue el primer paso hacia una de sus grandes metas: narrar un juego de pelota.

La dicha llegó hace poco más de un año, cuando Cuba entera volcó sus ojos hacia ella, una estudiante de solo 21 años en aquel entonces, hoy a punto de graduarse, se había convertido en la primera mujer del país en narrar un juego de Béisbol en series nacionales. A estas alturas hay quienes aseguran que no fue la primera, sino la segunda, sin embargo, esa denominación poco interesa a Melissa quien asegura sentirse más que realizada por haber cumplido tan anhelado sueño.

Para la niña que con solo dos años miraba la pelota junto a su padre, el deporte, se ha convertido en el centro de su vida, unido a su pasión por la radio. En estos años, Melissa ha demostrado no solo un gran talento, sino una responsabilidad y entrega totales al ejercicio de la narración, la locución en el programa Quédate Conmigo y los estudios en la universidad.

Este es el testimonio de una mujer virtuosa, una joven espontánea y alegre que Juventud XXI se complace en compartir.

-¿Cómo llegas a estudiar Periodismo, anécdotas o experiencias de la carrera, el proceso de tesis?

“Me entusiasmé a estudiar la carrera en la vocacional en una de las jornadas científicas, justamente de periodismo, cuando estaba en décimo grado.

“Ese deseo cambió hasta cuatro veces por semana. Mientras estudiaba en el IPVCE, quise matemática, derecho, alemán, francés, ingeniería industrial... hasta que llego doce grado y fui a presentarme a la prueba de aptitud. Para mi sorpresa aprobé y pensé que pasar esa prueba sin preparación, sin estudio, casi sin ver el noticiero, en fin, bajo esas circunstancias era una clara señal de que debía coger la carrera sí o sí, y aquí estoy.

“Cuando empezó la carrera me sentía un bicho raro porque escuchaba a Brian por ejemplo, que había publicado un libro, Boris q escribía cuentos, David que iba por la misma línea, etc. Y yo en la presentación en el primer turno de Periodismo Impreso que tuvimos, cuando hablé de mi recorrido y mis gustos, te podrás imaginar las reacciones de mis compañeros: estudié ballet clásico, me encantan las matemáticas al punto que casi me voy para La Habana a estudiar la Licenciatura, y del periodismo me llama mucho la atención el deportivo,...nada pega con nada, al menos para los demás, hasta q me entendieron.

-¿Por qué el deporte? ¿Qué piensas del papel de las mujeres en la narración deportiva y el acceso a este campo?

Melissa en uno de sus escenarios preferidos: el estadio “Victoria de Girón” Foto: Tomada de su perfil de Facebook

“El deporte siempre me gustó, lo tuve muy cerca desde niña por mi papá, que no es deportista pero se para a ver un juego de pelota en medio de la calle y yo con él. Además porque verdaderamente me apasionan, porque si no hubiera sido como mi hermano quien tiene 30 años y no sabe ni que es un doble play.

Melissa Blanco
A punto de graduarse de Periodismo en la Universidad de Matanzas, Melissa reafirma su pasión por la radio. Foto: Lisandra Velázquez

“Fíjate que mi papá lo llevó una vez al estadio y él se puso a correr, cualquier cosa menos atender al terreno, sin embargo me lleva a mí con dos años y me quedé tranquilita durante 7 innings observando constantemente la pelota y sorprendiéndome con cada batazo (según me cuenta mi papá por supuesto).

“En países como España o EE.UU. las mujeres han incursionado en la narración deportiva con la calidad que se requiere y por supuesto la aceptación es muy buena, por el principio básico de la locución, del balance de voces que resulta agradable y si se tiene la técnica correcta, el ritmo, el lenguaje, el conocimiento sobre de lo que se está narrando, pues entonces no hay problemas para que narren las mujeres.

“En nuestro país tardamos mucho en empezar a tomar parte en el mundo deportivo por las concepciones machistas de que es un mundo de hombres. En el periodismo deportivo Julita Osendi rompió el hielo y si analizamos en los últimos años cada vez son más las mujeres que incursionan en él, aunque en la narración no ha sido igual.

“En mi caso no me puedo quejar, le pedí a Yirmara que hablara con Guillermo Rodríguez y Dayron Medina para que me permitieran ir a la cabina a ver el proceso de narración y ellos me recibieron muy bien. Guillermito fue quien me enseñó a anotar, uno de los aspectos que se debe dominar para tener elementos a la hora de comentar en el juego. Después llegó Alejandro Castellanos y comencé a intervenir desde “el terreno” como se le dice, a estar en las gradas, hasta que Dayron me pidió que me grabara en la casa narrando para revisar cómo lo hacía y empezar a trabajar.

Melissa Blanco
“El deporte siempre me gustó, lo tuve muy cerca desde niña por mi papá, que se para a ver un juego de pelota en medio de la calle y yo con él”, comentó Melissa. Foto: Tomada de su perfil de Facebook

“Fue un trabajo difícil, en el que te confieso no faltaron unas lagrimillas, sobre todo porque Dayron fue bastante exigente, pero un excelente profesor. Cuando estuve lista, al menos para empezar, me dio el micrófono en la serie 59, era el primer choque de Matanzas y Camagüey, aquí en el “Victoria de Girón”, y poco a poco fui narrando más.

“Para mí fue una meta alcanzada, cumplir un sueño que me hizo trazarme nuevos objetivos y comprender que es eso lo quiero hacer el resto de mi vida. Fue la satisfacción de ser feliz, no solo yo, sino toda la familia, porque más del 80% sabe de deportes, les apasiona, y porque siempre me dieron la libertad de ser lo que quisiera, me apoyaron en todas las decisiones y cuando supieron que quería ser narradora, escucharme hacerlo se convirtió entonces en una meta de ellos también. Claro que el sueño mayor es continuar y mejorar cada día para alcanzar la calidad que requiere ser una narradora de nivel. Superarme es la palabra.

“Me siento muy agradecida con todos los que me apoyaron, y de formar parte del equipo de narración. En otras provincias del país eso no existe, no sé si es porque las mujeres no quieren narrar o porque no se les da la oportunidad, porque realmente es difícil creer que en 60 años a ninguna se le haya ocurrido narrar un partido de béisbol.

- ¿Cómo te preparas para narrar béisbol?

“Para narrar un juego necesitas tener dominio de la mayoría de las reglas o al menos de lo básico, conocer a los jugadores, tener las estadísticas actualizadas, buscar toda la información que se pueda compartir en la transmisión y que sea acertada, dominar la anotación y estar con todos los sentidos en el juego. Esa es básicamente la preparación. El resto es dominar la técnica que como te comenté, ha sido un trabajo fuerte con mi papá, Dayron y la ayuda de Pancho Soriano también, a la vez q tienes el “abc”, lo demás fluye.

- ¿Qué medio prefieres y por qué?

“Me encanta la radio porque creo que le da al oyente los ingredientes y ellos cocinan en su mente la imagen. Manejar la voz, las pausas, los efectos, los silencios, todo es importante en la radio; eso me apasiona muchísimo para hacer periodismo y por supuesto para narrar.

“Es difícil defraudar al oyente porque ellos son los que recrean la historia con las intenciones que aporta la voz, en la radio las inflexiones dicen más que el propio texto. La radio tiene magia”

- ¿Cuáles son tus paradigmas dentro del periodismo?

“El difunto Eduardo Dima, Yosvany Albelo, Oliver Zamora y Julita Osendi, por supuesto. Admiro mucho los móviles de Radio 26 de Sergio López y Pancho Soriano que es una inspiración, de hecho mis tesis es un radio documental sobre él, un proceso que estoy disfrutando al máximo.

- Hace algún tiempo podemos verte trabajando además en “Quédate Conmigo”. Coméntame sobre tu experiencia en ese programa

Foto: Tomada de su perfil de Facebook

“Quédate Conmigo es ese programa, que siempre me sentaba a ver, con la conducción de Amelia Flores y Dayron Medina. Cuando estaba en séptimo grado hice una audición pero no me aceptaron, entre otras cosas porque parecía muy pequeña y desde ese día más nunca pensé en eso como una posibilidad.

“Sucedió que estando en la universidad, de prácticas en el telecentro, Arnold Rodríguez, el director, me vio en uno de los trabajos que hice y me propuso hacerme una prueba y desde  ese mismo día empecé con las entrevistas a los artistas. Después de un tiempo comencé en la conducción hasta ahora. Es una experiencia muy linda y una escuela de locución en televisión”

- ¿Qué planes tienes para cuando te gradúes?

“Voy para la radio con muchos deseos. Quiero seguir haciendo locución, narrando y haciendo periodismo, dedicar mi vida a la radio como lo he hecho hasta ahora y superarme como en esos tres niveles. Poder adquirir experiencia para ayudar a los nuevos muchachos que se vayan incorporando a la carrera también me gustaría e impartir clases en la universidad”.

- ¿Qué significa para ti tu grupo de la universidad?

Melissa junto a sus compañeros de aula. Foto: Tomada de su perfil de Facebook

“Somos una familia, tú lo dijiste, a todos los quiero y respeto muchísimo, son muy talentosos y excelentes seres humanos. Desde primer año la química entre nosotros fue divina e iba creciendo por cursos. Nos apoyamos en todo, trabajamos juntos... me siento orgullosa de cada uno de ellos porque los he visto crecer como personas y como profesionales y sé que los tendré toda la vida aunque estemos lejos”

-Qué podemos esperar de Melissa Blanco en los próximos años?

“Supongo que me veo feliz, haciendo lo que me apasiona. Me gustaría  ser directora de algún espacio, narrando no solo béisbol sino básquet, las regatas en Varadero, boxeo, voleibol...todo lo q pueda. Deseo sobre todas las cosas no tener que abandonar el periodismo, ni la radio por ningún motivo, dedicarme a ella en cuerpo y alma”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *