Orismay: un Papá-poeta en la XXIX Feria Internacional del Libro

Orismay
Orismay Hernández Ramírez junto a su pequeño Antuán y su hija Amanda, quien inspiró las décimas de Papá, papá.

Desde la primera vez que se miró en los ojos de su pequeña Amanda, Orismay Hernández Ramírez supo que ella sería un poema auténtico, una obra a la que debía procurar nuevas estrofas cada mañana para que nunca le faltaran la ternura y las sonrisas. Por supuesto, es un privilegio tener un Papá-poeta que pueda traducir el lenguaje de las estrellas y contestar todas las interrogantes bajo las alas de la rima.

Así, de forma espontánea, como un beso intranquilo en la mejilla, fueron sumándose páginas hasta conformar el volumen Papá, papá, una obra que resplandecerá sin dudas dentro de la XXIX Feria Internacional del Libro en Matanzas.

“Más que soñarlo se construyó día a día, a la par del crecimiento de mi niña. Cada detalle, curiosidad o picardía se convertía en verso. Durante casi tres años estuve trabajando, recopilando sus travesuras o reflexiones infantiles, por eso aparecen algunas preguntas más complejas que otras porque dependen de los cambios que implica cada edad. Eso sí, los poemas nacieron al azar, fruto de las horas de juego a su lado que terminaron siendo más que un tiempo para motivar su aprendizaje, una clase para mí. Me sentía niño nuevamente viviendo su infancia.

“Es una obra que juega con la complicidad entre padre e hijo, por lo tanto debe ser compartido por ambos. Hay décimas de lectura más profunda, como por ejemplo, la que trata el tema de la llegada del hermanito. Intencionalmente busqué que los padres construyan su propia respuesta, es un libro de diálogo y ojalá fortalezca los lazos entre quienes lo disfruten juntos”, afirma este joven limonareño, que atesora numerosos lauros provinciales y nacionales como cultor de la décima oral y escrita.

“La décima encierra ese encanto que cada cubano ignora, pero lleva adentro. Aunque no haya sido mi propósito inicial, considero que la lectura de este ejemplar puede ser una oportunidad para que las nuevas generaciones conozcan y se deleiten con esta forma estrófica.

“Sé que el público matancero lo disfrutará y hará suya cada travesura inocente llevada al verso. Muchas de las interrogantes recogidas en esta obra son comunes en la infancia, por lo tanto los pequeños tendrán la posibilidad de sentirse reflejados. El público infantil no puede subestimarse. La experiencia de haber sido maestro primario me permitió comprender su psicología. Siempre es difícil escribir para los niños, porque el éxito está en sentirse nuevamente como ellos, algo que olvidamos fácilmente con el paso de los días. Este es un texto nacido para una sola lectora: mi hija; nunca pensé que vería la luz más allá de las paredes de la casa, pero me atrevo a correr el riesgo de ver cuánto trasciende y se acepta fuera de la frontera del hogar”.

Bajo el sello de Ediciones Matanzas, Papá, papá cuenta con ilustraciones de Erikc Tápanes y la oportunidad de encontrar páginas donde los pequeños pueden también colorear. El lanzamiento del mismo en la urbe yumurina tendrá lugar el miércoles 4 de marzo a las 10:00 a.m. como parte de la inauguración del pabellón infantil, en la Plaza de los artesanos en el Paseo de Narváez; y el jueves 5, a las 2:30 p.m. en la Casa de la Uneac.

Amanda ha crecido y junto a su hermanito Antuán renueva la inspiración de este Papá-poeta que decidió regalarle esta obra a su primogénita para que siempre encuentre una ventana hacia la niñez.

“Amanda lo había leído, pero el hecho de enfrentarse a la obra terminada fue una sorpresa para ella. Lo siente más suyo que mío, habla de él con propiedad y recuerda sus primeras páginas de vida. Me hace sentir totalmente realizado ,más como padre que como poeta, y ese es mi mayor orgullo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *